Viernes 25 de Septiembre de 2020

Hoy es Viernes 25 de Septiembre de 2020 y son las 22:39 ULTIMOS TITULOS:

  • 19.2º
  • Parcialmente nublado

19.2°

SAN LUIS

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

1 de septiembre de 2019

El Gobierno piensa en un feriado cambiario para frenar el dólar

Por: Crónica

¿Cuándo haría el próximo desembolso el FMI? Además, el presidente Mauricio Macri podría recibir un llamado de su par estadounidense, Donald Trump.

El gran desbarajuste

La tensión en torno a la situación socio-económica del país se acrecienta día a día. Es difícil escribir acerca de los acontecimientos, porque estos cambian permanentemente y derivan en contradicciones de los sectores en pugna que se encaminan a las elecciones definitivas. Ahora, el Fondo Monetario Internacional ha recibido informes directos de los protagonistas que desean sentarse en el sillón de Rivadavia a partir del 10 de diciembre.

El desembolso de los 5.400 millones de dólares que corresponden a la Argentina por el acuerdo firmado tiende a demorarse, ante el panorama conflictivo que se observa en el país. El dólar sube y no hay forma de pararlo. Sólo tuvo unos pocos días de quietud, tras el sacudón por las PASO, donde el oficialismo recibió una abrumadora derrota. Mauricio Macri, el Presidente y candidato a ser reelegido, culpó directamente a Alberto Fernández de alimentar un futuro oscuro para la República. Las réplicas del amplio ganador de los recientes comicios marcaron realidades que desde el estrado gubernamental no se muestran. Entre tanto, la ciudadanía, a través de las instituciones, hace saber que no puede seguir con una inflación impresionante, despidos por todos lados y sueldos que cada vez se achican más. El reclamo se ha hecho carne en casi toda la población, debido a que crecieron los flagelos de la pobreza y la indigencia.

Todo este verdadero desbarajuste se generó inicialmente dentro del propio gobierno, donde los enfrentamientos de diferentes figuras se hacen notar, y derivó en esa especie de “stand by” del FMI, que, desde Washington, sigue las alternativas para ver en qué momento cumple con el desembolso. Aluden a que “en cualquier momento” puede ocurrir, quizás en la primera quincena de septiembre, pero también se habla de noviembre próximo. Esos rumores aumentan en los últimos días en los diferentes sectores de la actividad viva de nuestra Patria. Inclusive se mencionó el último viernes la posibilidad de un contacto telefónico entre Macri y el presidente estadounidense, Donald Trump, que hasta el momento no se dio.

En tanto, la Casa Rosada, Olivos y Los Abrojos son escenarios en la actualidad de infinidad de reuniones en las cuales formalizan diálogos -sin pelos en la lengua- diferentes figuras ligadas con instituciones de todas las áreas. “El Presidente, esta vez sí, quiere hablar con todos”, según indicó el comentario recogido por Crónica de fuentes serias. En los próximos segmentos de esta columna hay elementos informativos que muestran realidades de futuros pasos que se aguardan desde ahora hasta las elecciones del 27 de octubre.

Números terroríficos

Mañana, lunes, dicen que van a enviar al Congreso una serie de leyes económicas que han tenido respaldo -muy liviano en algunos casos- de gobernadores y diferentes sectores. Claro que en las reuniones que mantiene el Presidente con su nuevo ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, se dejó sentadas ciertas premisas que no son de la preferencia del número uno, “pero que tiene que aceptarlas porque no quedan muchas opciones para hallar alguna salida a este verdadero atolladero de desaciertos que se presentan en el camino”, argumentan dentro mismo del gobierno.

Dicen que mañana habrá novedades contundentes para parar la suba del dólar -quizás “dos monedas verdes”- y también apareció en medio de las conversaciones un posible “feriado cambiario”.

Esto no está avalado por todos, y quizás lo hayan mencionado tratando de igualar la decisión de Estados Unidos, que para mañana, precisamente, dispuso esa medida en su territorio. Pero el terror numérico se centra en los más de 2.500 puntos básicos de riesgo país. Hace mucho que no se llega a esa cifra.

Se escucha en diferentes sectores, muy cercanos al Poder Ejecutivo, cierto recuerdo a lo manifestado por el propio mandatario infinidad de veces, en cuanto a que “ahora sí estamos integrados al mundo”. Claro, el planteo penoso es: “Sí, ahora estamos integrados al mundo, porque el mundo no nos cree. El número del riesgo país es patético”. La apreciación se suma a otras cifras que conmocionan: una inflación que supera el 55% anualizada; una pobreza que alcanza el 35%; despidos que ya llegan a los dos dígitos -no hay ni siquiera un “conchabo” o una “changa”, como usted quiera llamarlo-; y, además de otros problemas, el de los jubilados. Ni un solo peso de aumento.

Justamente, hace pocas horas, en una entrevista de Carolina Stanley con el Presidente -si no se dijo, nosotros lo hacemos-, se habló de un pedido casi general de declarar la “emergencia alimentaria” y, al mismo tiempo, de buscar una salida para los salarios. El gobierno lo marcó en un 35%, que no fue aceptado. Héctor Daer, de la CGT, lo confirmó y además dijo que habrá movilizaciones. Dante Sica, el hombre que maneja el Ministerio de la Producción, fue contundente al señalar “35%”. Sin duda no debe de haber percibido que la inflación es del 55%, es decir, 20 puntos más de lo que va a percibir un trabajador. Así no se llega a fin de mes, señor ministro.

“¿Y a mí por qué me mira?”

Hace mucho tiempo, cuando alguien era observado con insistencia por otra persona, la intriga lo empujaba a preguntar: “¿Y a mí por qué me mira?”. Seguramente quería criticarle algo de lo cual no tenía idea. Esto viene a cuento debido a un comentario que está surgiendo del gobierno y mucho tiene que ver con Alberto Fernández y también con la administración anterior.

Sorprende a todo el mundo que el Presidente -y en general todo Cambiemos- culpe al gobierno K de cosas que sin duda se han cometido. Algunos opositores lo aceptan, con sus respectivas interpretaciones. Pero lo que no tiene gollete es que le echen la culpa al ganador absoluto de las PASO, Alberto Fernández, de la situación grave que atraviesa el país. Hay una legendaria película que se llama: “La culpa la tuvo el otro”. Lavarse las manos así no vale, señores de Cambiemos. Esto es parte del bloque de “Breves y Sabrosas”, que tiene algo más.

Lea: un colega colaborador de Crónica, Alfredo Di Salvo, fue a sacar el registro de conductor. Se sorprendió altamente cuando la sección psicológica de la comuna le pidió, sin motivos de ninguna naturaleza, un psicodiagnóstico que le frena el trámite hasta que no lleve el resultado del estudio. El profesional no encuentra una razón lógica que se compadezca con esta manera de proceder. Es la primera vez que se le demanda esto y lo va a cumplir, como corresponde, pero reitera su asombro y también el de todos sus compañeros. En fin.

Con verdadera tristeza enviamos nuestras condolencias a la familia de Gustavo Márquez, gran periodista y profesor del El Salvador, que nos dejó su permanente recuerdo de amistad imborrable. El final de este segmento tiene que ver con los precios de los medicamentos. Parece que hay una orden del propio Presidente para que los laboratorios paren de remarcar precios y den marcha atrás en los valores. Solicitó que las autoridades pertinentes hagan conocer medidas drásticas que se pueden adoptar si siguen incrementando los precios. Apuntan directamente al problema y también a las prepagas. Hay que tener un poco más de sensibilidad, señores.

“Nunca me fui de mi barrio”

El querido Aníbal Troilo, el Bandoneón Mayor de Buenos Aires, dejó estas letras escritas para la posteridad: “Nunca me fui de mi barrio... Siempre estoy llegando”. Surgida de su inspiración, da gusto escucharla en su voz aguardentosa. Seguro que usted, señor lector, se preguntará por qué este recuerdo. Bien. Hay un ex ministro de Finanzas del gobierno, Luis Caputo, que una vez se fue de la Casa Rosada. No anduvo bien, según dijeron. Pero su desaparición nunca se concretó. Siempre estuvo allí, junto a Macri, su jefe, y ya se integró plenamente.

Ahora, el también ex jefe del Banco Central, junto al senador Miguel Ángel Pichetto y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, está trabajando intensamente en lograr coincidencias con los gobernadores peronistas, a fin de calmar las aguas con las nuevas medidas que irán al Congreso. Viajan juntos y se distribuyen para dialogar. Mañana, por ejemplo, irán con un informe al Presidente. “Nunca me fui de mi barrio”.

En campaña

La campaña electoral comienza el 7 de septiembre. Eso es lo que se resalta en la reglamentación pertinente, pero algunos o casi todos se adelantan. No pueden con el genio, y las interpretaciones y argumentaciones juegan un papel preponderante. Por eso el miércoles hay un discurso del Presidente en Córdoba, una de sus provincias preferidas, porque allí fue donde ganó por abrumadora mayoría en 2015, aunque hace poco tiempo no tuvo la misma suerte.

Pues bien, está preparando el viaje a La Docta y seguramente habrá un contacto con el gobernador Juan Schiaretti, de quien es muy amigo, aunque sus ideas no son las mismas. De cualquier manera, algunas fuentes dicen que hablará. ¿Lo hará como Presidente o como candidato? Lo dejamos ahí.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »