Lunes 30 de Marzo de 2020

Hoy es Lunes 30 de Marzo de 2020 y son las 03:25 ULTIMOS TITULOS:

  • 18.9º
  • Algunas nubes

18.9°

SAN LUIS

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

ECONOMÍA

16 de marzo de 2020

El mercado local infectado por el coronavirus

Por: Página 12

El riesgo país registró este lunes un salto de 14 por ciento y alcanzó un pico de 3535 puntos. Se trata de la cifra más elevada desde junio 2005. La bolsa porteña retrocedió 8,8 por ciento.

La crisis financiera internacional continuó acelerando las caídas de los precios de los activos argentinos. El riesgo país registró este lunes un salto de 14 por ciento y alcanzó un pico de 3535 puntos. Se trata de la cifra más elevada desde junio 2005. Este incremento de la volatilidad se explicó por una salida masiva de capitales de los países emergentes. Algunos títulos soberanos como el Discount 2033 llegaron a registrar caídas de más del 9 por ciento en la jornada y ya acumulan bajas del 39 por ciento en el año. La bolsa porteña no escapó a la incertidumbre y abrió la semana con un retroceso de 8,8 por ciento.

El nivel de especulación y pánico entre los inversores hace que los precios de los activos locales no encuentren un piso. Esto es lo que se observa en las cotizaciones de algunos bancos. El Supervielle registró este lunes una baja de 15,4 por ciento y el Grupo Financiero Galicia marcó un retroceso de 18,5 por ciento. Estas pérdidas llevaron el precio de estas entidades a 1,4 y 7,5 dólares por acción, respectivamente. Se trata en ambos casos de una disminución superior a 40 por ciento en relación a los precios de finales de febrero.

 

La más afectada entre las acciones argentinas es la petrolera YPF. Su cotización volvió a caer al inicio de esta semana 14,3 por ciento y se opera en un mínimo histórico de 3,8 dólares. La pérdida en lo que va del mes es de 52 por ciento. En la región las petroleras siguen la misma suerte que YPF. Petrobras perdió 54,5 por ciento en el mes. Estas empresas recibieron un impacto extraordinario en las últimas semanas por el derrumbe del petróleo a nivel internacional. La disputa entre Arabia y Rusia junto al freno de la demanda generaron una baja histórica del crudo. El valor del barril se comercializa debajo de los 30 dólares (ver aparte).

La estrategia argentina de controles a la compra de divisas permite moderar la volatilidad cambiaria que están enfrentando otras economías de Latinoamérica. El dólar minorista (comercial) se ubicó al inicio de la semana en 65,09 pesos y marcó un incremento de 4 centavos. El tipo de cambio mayorista subió 14 centavos para ubicarse en 63,04 pesos. Se trata de un avance de 0,2 por ciento, cuando en México la moneda subió 4,3 por ciento y en Brasil 3,3.

Donde empezaron a registrarse algunas presiones fue en el precio del dólar paralelo. Este lunes se ubicó por encima de los 85 pesos y marcó un avance de 1 peso con 25 centavos. Los tipos de cambio financiero como el contado con liquidación y el dólar bolsa prácticamente no tuvieron cambios y cerraron en 89,23 y 87,81 pesos, respectivamente. La cotización del dólar con el recargo del 30 por ciento (impuesto País) se ubicó en 84,62 pesos.

Primeras respuestas

La fuerte volatilidad de los activos argentinos no es nueva. Desde el estallido de la burbuja de las Lebac en abril de 2018 se observan importantes caídas en el precio de los bonos y las acciones. El problema ahora es que se sumó la incertidumbre sobre el futuro de la economía global. Los países evalúan medidas monetarias y fiscales en conjunto para intentar contener el impacto de esta crisis pero pocos analistas se animan a garantizar la efectividad. Los mercados financieros siguen operando en base a la especulación y la respuesta de los inversores es vender masivamente sus activos en países riesgosos para buscar refugio en el dólar norteamericano.

El Fondo Monetario es uno de los organismos internacionales que este lunes pidió reforzar la participación del Estado en la economía para intentar contener los efectos de la crisis. El Gobierno argentino ya avanza en esta dirección con el objetivo de intentar amortiguar los impactos de la recesión económica en los sectores más vulnerables. La primera medida sería un refuerzo de las Asignaciones Universales por Hijo. Es interesante recordar que el lanzamiento de este programa de bienestar social se hizo en 2009 en medio de la crisis financiera de las subprime y la expansión de la gripe A que desplomó el consumo del mercado interno.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »