Sábado 22 de Febrero de 2020

Hoy es Sábado 22 de Febrero de 2020 y son las 13:57 ULTIMOS TITULOS:

  • 21º
  • Mayormente nublado

21°

SAN LUIS

CULTURA Y ESPECTACULOS

6 de febrero de 2020

Cosquín Rock cumple 20 años y por ley tendrá su primera edición con cupo femenino: qué dicen las rockeras

Por: Infobae

El emblemático festival cordobés prepara un line up donde el 30 por ciento de los artistas deben ser mujeres. Opinan Celsa Mel Gowland, Rosario Ortega, Hilda Lizarazu, Celeste Carballo y Analía Boccomino.

El Cosquín Rock es un clásico festival cordobés que ya lleva 20 años en escena. Siempre se caracterizo por llevar a los mejores grupos de rock nacional del pais. La nueva edición tendrá lugar entre el sábado 8 y el domingo 9 de febrero en el aeródromo de Santa María de Punilla, en Córdoba. Sobre los ocho escenarios dispuestos tocarán 133 bandas. Y lo mas novedoso es que por primera vez en todos estos años el 30 por ciento de los artistas que actúen en el festival deberán ser mujeres. El objetivo: lograr más presencia de las damas del rock en el line up del multitudinario evento. En caso de no cumplirse con lo establecido en la ley, los responsables deberán pagar una multa por un valor equivalente de hasta el 6 por ciento de la recaudación bruta del encuentro musical.

Todo comenzó cuando José Palazzo, el creador y organizador del festival, señaló; “No hay suficientes mujeres con talento a la altura del Cosquín Rock”. Esta frase despertó muchas criticas, y aunque luego se disculpó, sus dichos fueron unánimemente repudiados. A partir de esta polémica frase, la cantante Celsa Mel Gowland lanzó la iniciativa del proyecto que hoy se puede ver reflejado en la grilla de artistas convocados. Este 2020 la participación femenina se incrementó y cada vez hay más mujeres en las bandas y no solo como voces líderes, sino también como instrumentistas. De los 133 nombres confirmados para la próxima edición, 43 son mujeres.

Tres artistas que cantarán por primera vez en el Cosquín Rock se animaron a dar su mirada sobre esta decisión. Rosario OrtegaHilda Lizarazu y Analía Boccomino (la cantante de Seda Carmín, banda que ganó el Pre Cosquín de Buenos Aires) hablan del rock machista, del poder de las mujeres y de lo que falta mejorar.

-¿Qué se siente formar parte del Cosquín Rock, un festival que antes era casi exclusivamente de hombres?

Rosario Ortega: Me parece importantísimo que se haya implementado la ley de cupo femenino. Obviamente que hubiera preferido que sea algo que se dé en forma natural. Pero, para que eso suceda, es importante que exista este tipo de leyes. En el futuro, nos vamos a reír al decir “¿te acordás cuando había una ley para que las mujeres puedan tocar y ser casi la mitad?” Porque todavía ni siquiera podemos ser la mitad. Pero me parece increíble ser parte de ese proceso y estar tocando en esta edición del Cosquín Rock, en la que además se cumplen sus 20 años.

Hilda Lizarazu: Es un logro, el resultado de una lucha. Se percibe, también, que hubo una reflexión del lado de la producción. Está buenísimo que amplíen la Ley de Cupo Femenino. Y que el productor general, José Palazzo, haya reconocido que se mandó una frase nada feliz. Es que le saltaron un montón de mujeres diciéndole “¿cómo vas a decir que no hay suficientes mujeres músicas como para completar una grilla y hacer un 70-30 en porcentaje?”. Así que felicito al Cosquín Rock. Yo hace años que quería ir, y había tenido algunos intercambios con Palazzo, pero nunca lo había logrado. Este año, finalmente, se me dio,

Analía Boccomino: La verdad estoy muy contenta de formar parte del Cosquín Rock, es algo que teníamos pendiente. Había muchas ganas de estar ahí y ponerle verdadero rock a Cosquín.

-¿Les parece suficiente un cupo del 30 por ciento?

Rosario Ortega: Me parece que es un avance gigante y que, como dije antes, tiene que ser naturalizado. Pero no sé si es suficiente, aunque ya pronto será la mitad, y quién te dice que más también. Pero en principio me parece genial. Incluso me parece que en este festival se superó ese 30 por ciento, porque se pusieron a investigar y vieron que había, que no les costó mucho encontrar talentos femeninos.

Analía Boccomino: A mi me parece que no es suficiente porque, bueno, por ejemplo, en Seda Carmín soy la única chica y no entramos en ese cupo, cuando siempre luchamos por pertenecer a una parte del rock donde faltábamos ¿no? Y por ser mujer costó un poco más llenar ese espacio.

 

Hilda Lizarazu: Sí, yo creo que sí. Fui parte de la mesa chica de esta Ley de Cupo. Se hizo un estudio del porcentaje de mujeres y hombres que hay en la música Argentina a través del INAMU, (Instituto Nacional de la Música), donde daba más o menos 70 por ciento de hombres músicos y un 30 por ciento de mujeres músicas. Tal vez un poquitito menos, por eso se hizo como un redondeo positivo. Por eso para mí 70-30, en esta situación de población de músicos argentinos, está bien.

-¿Creen que todavía hay gente que considera al rock como una cosa de hombres? ¿Qué le dirían a esas personas?

Rosario Ortega: Puede ser, pero yo creo que puede haber rock en el jazz, puede haber rock en el pop. Me parece que hoy está todo mezclado y de por sí ya es un poco antiguo hablar de rock & roll. No creo que el rock sea, hoy, una guitarra distorsionada y alguien gritando. De hecho creo que eso pasó un poco ya de moda ¿no? Lo entiendo por ahí en gente que lo viene haciendo desde los ’70, los ’80. Pero hoy el rock pasa por la actitud y una actitud roquera también puede ser otra cosa. Y si vamos a hablar de quiénes lideran los charts y todo eso, me parece que las mujeres tienen un gran protagonismo.

Analía Boccomino: Para mi todavía hay gente que piensa que el rock sólo pertenece a los hombres. Y bueno, me gustaría que vengan a ver a Seda Carmín para que se den cuenta que no.

Hilda Lizarazu: Estoy en desacuerdo. El rock, y el arte en general es algo que no pertenece a un género o a otro. Si bien en esta situación de la que estamos hablando predominan los varones, un montón de mujeres que están creando música ya no están silenciadas. En el rock también se creció. Yo creo que si bien el rock está más vetusto, el público lo pone dentro de la cultura joven, que está muy abierta mentalmente. Ese machismo, a diferencia del fútbol tal vez, está cambiando. No es lo mismo ser una cantante de rock en el 2020 que en 1969, ponele. Cambió para mejor.

-¿Frontman es sinónimo de machismo?

Analía Boccomino: Puede ser. Creo que el frontman típico define al machismo en el rock. Quizás ni siquiera haya una definición para cuando una mujer lidera una banda.

Rosario Ortega: No creo. Me parece que el machismo se ve en millones de lugares, no sólo en un escenario. Así que no.

Hilda Lizarazu: ¿Frontman qué viene a ser? ¿el hombre al frente? ¿el líder de una banda? Yo pienso que es música. Y, a ver, si me gusta la voz del líder de una banda, me encanta, si no me gusta su voz, no tanto. Pero es algo totalmente estético. Yo, si escucho una canción en la radio no pienso “uy, la canta un tipo, que machirulo, uy, la canta una chica, viva”. No estoy con una remera diciendo que todo lo que viene de las chicas está bien y todo lo que viene de los chicos está mal. Para nada. En lo que nos estamos basando en este caso, hablando del Cosquín Rock, es un festival de música argentina que tiene 20 años de existencia, que se hace en un lugar hermoso, que fue rotando, se fue moviendo, es nómade se podría decir, y organizado desde Córdoba por mentes amantes de la música. Y que a través de los años mejoró en estructura, en organización. Ahora que estoy por ir, veo que hay mucha gente trabajando detrás de eso, sectores como alojamiento, traslados, técnica... creo que es el festival más importante de la Argentina. En ese sentido me saco todos los sombreritos que tengo en mi pared y lo celebro. Ojalá hubiera un montón de productores haciendo otros festivales, de rock o de música joven ¿no? Porque ya como que los subgéneros también tienen lugar. Dice Cosquín Rock pero hay de todo, varios escenarios, uno de blues y rock, otro de nuevas tendencias. Es una modalidad universal, y está bueno que en este caso sea industria argentina.

Analía Boccomino: Puede ser. Creo que el frontman típico define al machismo en el rock. Quizás ni siquiera haya una definición para cuando una mujer lidera una banda.

-¿Habría que mejorar algo a partir de ahora?

Rosario Ortega: Estaría bueno que los productores se den cuenta que no es que falten frontwomen, por decirlo de alguna manera, sino que el proceso es al revés, hay que poner a tocar a las mujeres en horarios centrales para que la gente también las descubra, si no es muy difícil que se dé de otra manera. O que la radio también se anime a pasar más mujeres. De esa manera creo que el punto de partida va a ser igualitario. Porque lo que se quiere en todos los ámbitos del feminismo no es ser más, ser superior o sonar más que los hombres, sino que haya una igualdad. Lo que falta es que eso nazca naturalmente de los productores, y de los músicos que contratan a otros músicos también. Talento femenino hay, y mucho.

Analía Boccomino: Sí, por supuesto. Siempre hay cosas por mejorar. Al principio, cuando se da un cambio, es un poco brusco, una revolución, pero es una buena manera de empezar.

Hilda Lizarazu: Mejorar es aceptar y legalizar el aborto, principalmente. Creo que es una asignatura pendiente que debería ocurrir en nuestra sociedad argentina moderna. Todas las mujeres que necesiten hacerse un aborto deberían poder hacerlo de forma legal. Eso es lo primero. En este tema hay mentalidades con una moral que resta. Gente muy sectorizada y cerrada ante una problemática de violación, por ejemplo. Es algo bastante atrasado. Prohibir un aborto por una cuestión moral y religiosa es tener la mentalidad del Medioevo . A esta altura ya no debería ser así . Ese sería el cambio principal para mí.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »