Jueves 24 de Septiembre de 2020

Hoy es Jueves 24 de Septiembre de 2020 y son las 19:01 ULTIMOS TITULOS:

  • 30.6º
  • Nubes y sol

30.6°

SAN LUIS

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

12 de agosto de 2019

Mientras unos 140 alumnos se capacitan, ya hay aspirantes para la segunda edición

Por: Digital San Luis


El curso de maestro cocinero que comenzó la pasada semana en la Universidad Provincial de Oficios (UPRO) “Eva Perón”, de Villa Mercedes, se lleva adelante en cuatro turnos y con unos 140 estudiantes, en tanto que en espera quedaron decenas de personas expectantes en la segunda convocatoria, que se anunciaría en octubre.

La novedad con la que se lanzó esta propuesta académica la dio la conocida chef internacional Maru Botana, que acompañó al rector Joaquín Surroca en el corte de cintas para habilitar oficialmente las flamantes dependencias.

La directora de carreras de la casa de estudios, Johana Sanoguera, detalló que “el curso tiene una duración de un cuatrimestre, finalizando en diciembre. Los estudiantes están divididos en comisiones de la mañana, la tarde y de la noche, además de una cuarta que es rotativa, destinada para quienes tienen trabajos de horarios alternos. En lo que fue el final de la primera semana hicimos el cierre de listados para corroborar que asistieran todas las personas que aprobaran el examen de nivelación, por lo que cada una de estas comisiones tiene 35 alumnos”.

Desglose del curso

Sobre la modalidad de trabajo, la académica explicó que “comprende 40 clases con sus trabajos prácticos, de las que se ocupan 6 instructores seleccionados entre 30 postulantes  de vasta trayectoria. Se comienza con lo relacionado a cómo cortar los alimentos y luego conocer lo concerniente a las temperaturas, para finalmente preparar una tortilla, sumándose mayor complejidad a medida que avanzan las clases. Otros de los contenidos tienen que ver con el correcto lavado de alimentos, los tipos de cortes, las clases de vegetales y las buenas prácticas de manufactura, además de aspectos muy importantes como la nutrición y la alimentación saludable”.

Cuando se dio a conocer la incorporación de esta carrera corta, fueron numerosos los interesados que se inscribieron. “En esa instancia fue equitativa la cantidad de hombres y mujeres, pero por mérito fueron estas últimas las que mejor pasaron el examen de nivelación -observó Johana Sanoguera-. De todos modos ya se está proyectando el curso para 2020, aprovechando que ya contamos con las instalaciones adecuadas, por lo que en octubre ya estaríamos informando los detalles”.

Entre los futuros egresados hay personas de distintas edades y también con expectativas diferentes, pues mientras algunos de ellos son entusiastas de la cocina, otros participan del curso con un enfoque laboral.

Una cocina para estudiar

El ámbito donde se dicta el curso de maestro cocinero es el edificio que durante los primeros años de la UPrO fue la Escuela de Estética. “La intervención que se llevó a cabo incluyó retirar los tabiques y reformular la instalación de agua, cloacas y gas, dándosele la distribución acorde a las prestaciones que requería la nueva actividad”, comentó Romina Constanzo, la arquitecta a cargo de la obra.

La especialista agregó que “donde había duchas se readecuó y se la convirtió en la zona húmeda para lavado de alimentos, mientras que lo que es la cocina se dividió en la despensa y un núcleo central que es la zona de fuegos, equipada con 18 hornallas, campanas para la extracción de olores y dos hornos, uno pizzero y otro convector. Rodeando ese sector está la zona para el preparado de alimentos con mesas auxiliares, contándose con todos los electrodomésticos necesarios y una instalación eléctrica que parte desde el cielorraso, con enchufes en bandejas áreas para evitar accidentes. Las mesas, que son de acero inoxidable, están elevadas en su parte inferior para contar con una superficie de apoyo, lo que además facilita la limpieza del recinto, sin afectar ni contaminar. Con respecto al piso, se trata de un material que no tiene adherencia, lo que cumple con el código de bromatología. La obra se diseñó y se concretó conforme a los requerimientos para trabajar con comodidad, higiene y seguridad”.

FUENTE: ANSL

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »